Vistas a la página totales

martes, 4 de julio de 2017

El rol de los personajes secundarios en “La visita de la Vieja Dama”

         Desde los comienzos, el grotesco en el teatro ha expresado “lo deforme con lo sublime”. Se basa en la idea de lo cómico y lo trágico, en impedir al receptor situarse de forma segura en alguno de estos géneros. En La visita de la Vieja Dama, de Friedrich Dürenmatt, se presenta una máscara social que utilizan los personajes secundarios para tener una actitud distinta para sí que para con el resto de la sociedad.
En este trabajo se analizará cómo los personajes secundarios de esta obra teatral le establecen un conflicto al lector y a la historia al poseer esta doble personalidad previamente mencionada.
            La historia se sitúa en un pequeño pueblo llamado Güllen, el cual se encuentra en absoluta ruina después de que la siderúrgica Un lugar al Sol, la principal fuente de ingresos, cerrara. Claire Zachanassian, nacida en Güllen, y ahora, una reconocida millonaria, propone regalar mil millones al pueblo con la condición de que asesinen a su ex esposo, Alfred Ill, el cual la traicionó años atrás.
            Ante esta situación, el maestro, el pastor y el alcalde, reconocidos en todo el pueblo se ven ante una situación de confusión, ya que son grandes conocidos de Ill, la víctima.
            El maestro, que comienza, en el primer acto, siendo una persona humilde y pobre, en el segundo y tercer acto evoluciona repentinamente a un hombre importante, formal y es un reconocido profesor.
El maestro: “Bebo demasiado últimamente. Ahora mismo vengo de una francachela de padre y muy salir mío en El Apóstol Dorado. Espero que no le moleste mi tufo.
            En el segundo acto también podemos ver como todos, incluido el maestro, adoran a Ill y lo quieren como el próximo alcalde, pero más adelante, casi al final de la historia, el viejo maestro confiesa que Ill es el culpable de todo el conflicto y que la muerte de él estaba asegurada desde el principio. Aquí podemos ver cómo el personaje se quita la máscara social que llevó durante toda la obra y cómo se muestra desesperado por el dinero, como todos los demás.
            El pastor, otra figura importante y reconocida en el pequeño pueblo de Güllen, también muestra una personalidad solidaria y amigable para con el resto de habitantes al principio de la obra. Luego, cuando Ill va a pedirle ayuda sobre su situación, este se da cuenta de que El pastor va cargando consigo un fusil. El religioso muestra que está confundido ante la situación aunque más adelante en la obra, en el último acto, le sentencia la muerte a Ill.
            Se puede ver al religioso y su ideología original de asesinar a Ill en su máximo esplendor cuando se encuentra en comunidad y con las demás personas del pueblo ya que todos juntos actúan como si fueran animales que buscan su presa, el dinero de Claire Zachanassian, y están dispuestos a todo para conseguirlo.
            El alcalde, la figura más importante del pueblo, y quien originalmente iba a entregar la alcaldía a Ill, evoluciona, como los demás, del primer al segundo acto. En la segunda parte, El alcalde compra cosas muy caras para el ayuntamiento para luego terminar debiendo dinero y así, matar a Ill. Pero cuando este conversa con el acusado, también, cargando consigo un fusil, se hace el que no entiende la situación de Alfred, que está desesperado. El alcalde también, cada vez que Ill le pregunta sobre las cosas caras que ha comprado, este evade la pregunta y cambia de tema.

Ill: “Por mi cabeza se han ofrecido mil millones”
Alcalde: “Diríjase a la policía”
Ill: “Acabo de estar en la policía”
Alcalde: “Eso lo habrá tranquilizado”

Alcalde: “¿Quién diablos lo amenaza?
Ill: “Uno de ustedes”
Alcalde: “Está viendo fantasmas”


            Por último, respecto a los séquitos de Claire Zachanassian, se produce una humillación constante hacia ellos, en la cual la línea entre la comedia y la tragedia se vuelve muy borrosa. Al lector se le dificulta reaccionar ante las situaciones de estos personajes que mezclan el comportamiento de un animal con el de un humano. Como por ejemplo, Roby y Toby, que son dos sirvientes condenados a muertes a los que Claire salvó, y ahora, responden a todos sus caprichos, como llevarla a todos lados en una litera. Por lo que también se produce una mezcla entre objeto y humano del que no se sabe si reírse o entristecer. Sucede lo mismo con los esposos que tiene Claire a lo largo de la obra, los cuales son ordenados todo tipo de locuras por la Zachanassian como por ejemplo, dejar de pensar o no mirar. Además, Claire hace lo que quiere con ellos y se divorcia antes de siquiera casarse, lo cual resulta en una situación que mezcla pena y risa.
            Finalmente, en el grotesco teatral se vuelve difícil distinguir lo gracioso y lo que da pena, como lo es el mísero pueblo de Güllen. Los personajes secundarios son siempre mencionados por su rol en la sociedad ya que es importante que su persona. Sumado a esto, está el tema central de la obra, que es el dinero, el cual la sociedad está desesperado por obtener, lo que hace desaparecer todos los valores básicos de un ser humano y convirtiéndolos en animales. La mezcla de las acciones de estos personajes secundarios constituyen a la desestabilización del lector o espectador, cuya comodidad es el principal objetivo del grotesco.


2 comentarios: