Vistas a la página totales

domingo, 26 de abril de 2015

La cronica periodistica humoristica - Lisandro Vicens

Domingo 4 de Abril de 2015. Diario Clarín

Insólita respuesta durante una conferencia de prensa.
Una pregunta difícil de olvidar
Al conocido empresario Steve Mops, fundador de la compañía de teléfonos y dispositivos móviles, Mapple, se le escapó una rotunda flatulencia durante una conferencia de prensa.

El viernes 4 de abril del año 2015, el conocidísimo genio Steve Mops, actual director y fundador de la compañía Mapple, soltó un ruidoso gas que enmudeció a todas las personas que se encontraban en la sala.














Recinto donde se dio lugar a la conferencia de prensa de la compañía Mapple


La reunión había comenzado a las seis de la tarde y el objetivo de era anunciar el nuevo accesorio para los dispositivos táctiles de Mapple, el MyPencil. Steve Mops dijo que se iban a empezar a desarrollar aplicaciones que requierieran el uso de este artefacto ya que creía que a veces el dedo no funcionaba correctamente en aplicaciones, por ejemplo, de dibujo.

Llegó el momento y diversos periodistas comenzaron a cuestionarse si realmente el nuevo producto que llegaría al mercado iba a ser útil, productivo o qué funciones iba a cumplir. Así que los cronistas le preguntaron al gran Steve Mops todas estas inquietudes que pasaban por sus cabezas. Luego de responder varias preguntas, llegó el momento en que a una de estas personas se le pasó por la cabeza una gran cuestión y cuando se presentó el mayor de los silencios se escuchó por parte de una persona entre el público: “¿Lo que está intentando usted es que a la gente le guste su producto o solo está buscando el dinero sin importar qué es lo que la gente quiere?” Fue ahí cuando pareció que el mundo se había quedado mudo, ya que todos querían escuchar la respuesta del gran empresario. Pero no fue una respuesta lo que escucharon, sino que fue un ruido como si fuera un motor de una motocicleta que perduró por unos segundos y despidió una esencia purulenta y hedionda proveniente del pequeño escenario donde se encontraba el director de la empresa junto con unos socios suyos.

Todos estaban sorprendidos, hasta el mismo Steve Mops, que deseaba que no se le hubiera escapado esa traviesa flatulencia. Muchas personas que estaban allí cuando sucedió, se lo tomaron como algo cómico y algunas como algo irrespetuoso. El periodista que hizo la pregunta, Dwight Johnson, comentó: “Son cosas que pasan. Steve es una persona como todos nosotros y puede cometer un error, aunque creo que el gas lo agarró desprevenido en el momento más inadecuado”. Otra gente, enfadada con el empresario, dijo: “Es una falta de respeto” o “Es inaudito que una persona de su nivel haga estas cosas en una reunión de tal magnitud”.

Steve Mops, luego de lo sucedido, prosiguió con su charla como si nada hubiese pasado. Luego, al final de la conferencia, pidió disculpas casi riéndose de lo que le había sucedido. Se marchó del lugar con una sonrisa pero seguro que recordará este día por el resto de su vida.


Lisandro Vicens
508 palabras


1 comentario:

  1. A pesar de que subsisten algunos errores de tipeo y redacción, es una muy buena crónica. Muy divertida!

    ResponderEliminar